Motivos habituales de la congestión nasal crónica

La congestión nasal, dificultad de respirar por la nariz, se debe a la inflamación de los vasos sanguíneos.

Las causas más frecuentes de congestión nasal son:

  • Resfriado común.
  • Gripe.
  • Sinusitis, con o sin pólipos nasales.
  • Rinitis alérgica y vasomotora (no alérgica).
  • El uso excesivo y continuado de espráis nasales descongestionantes (vasoconstrictores) produce una patología llamada rinitis medicamentosa caracterizada por congestión nasal crónica.
  • Cambios hormonales como por ejemplo en el embarazo también favorecen el taponamiento nasal.

Consecuencias de la congestión nasal

Es frecuente que la congestión nasal se acompañe de secreción nasal anterior (rinorrea) o post-nasal (secreción hacia la faringe con acumulación de mucosidad en la garganta).

En la mayoría de los casos, las enfermedades causantes de congestión nasal se duran 7- 10 días pero en algunos casos se cronifica (durando más de 3 meses)

Para un tratamiento eficaz de la congestión nasal es imprescindible conocer su causa, normalmente algunas de las afecciones mencionadas, y tratarla.

La congestión nasal y la sinusitis

Una de las causas más frecuentes de congestión nasal crónica es la sinusitis; en este caso la congestión se acompaña de goteo nasal (anterior o posterior), dolor o presión facial y de disminución o pérdida del olfato.

Los síntomas de sinusitis se deben a la acumulación de mucosidad dentro de los senos paranasales y en consecuencia para aliviarlos se debe drenar la mucosidad.

En caso de congestión y secreción nasal unilateral, en especial si es purulenta o sanguinolenta, debe consultar con su médico.

Deja un comentario